Cómo acabar y presentar un cuadro


Aquí van algunos consejos para acabar y presentar una obra.

Creo que la presentación de las imágenes ha de ser extremadamente cuidada. Lo primero es fotografiar los cuadros con luz natural para que no haga falta el flash, que no permite ver bien el trabajo. Lo siguiente es intentar encuadrar lo más posible la obra y no presentar los cuadros en perspectiva. También es importante que las fotografías no estén desenfocadas.

La posición de la imagen afecta a la composición y a la lectura del cuadro. Por ello, tenemos que fotografiarla en la posición correcta. También es bueno recortar la imagen y presentar sólo el cuadro, sin armarios, ventanas o espejos por detrás. Esto dará una lectura sin interferencias y mucho más profesional.

Es aconsejable darle un nombre a las imágenes con el título del cuadro, no presentarlas como imagen 001, 002, etc., ya que el título ayuda al espectador a entender la poética de la obra, sobre todo si es arte abstracto.

Una recomendación general es, en caso de cuadros con muchos brillos, la de utilizar un spray mate apropiado a la técnica usada, para unificar las partes de brillo con las que no lo son y prevenir reflejos incómodos tanto en fotografía como en vivo (mucho más importante).

Personalmente, creo que la limpieza en el acabado del trabajo es fundamental. No todos los pintores enmarcan sus obras. Tanto si consideras que no necesita marco como si sí, debes pintar los laterales de los bastidores para que a la vista resulten bien finalizadas las obras, especialmente en los trípticos o los dípticos, cuya poética está vinculada a la continuidad entre los dos (o tres) bastidores.

Y para terminar, decir que cuando alguien mira un cuadro, es interesante que no sea capaz de descubrir cómo lo ha hecho el artista. Que no se vean claramente las direcciones del pincel, los brochazos (a no ser que sea específicamente algo que quieras mostrar), que no se sepa qué color pusiste primero y qué color es el último al cual ningún otro color cubre. Que no se sepa ni siquiera si has trabajado con pincel, espátula, brocha o con las propias manos. En resumen que tenga magia y misterio para hacerlo más atractivo. Pero por encima de todo que el cuadro resulte muy limpio como objeto final, a pesar de sus texturas o cualquier otra cosa.

Un saludo,
Chema Senra

New My Tale I Teach logoSuscríbete a nuestra ARTNewsletter o visita My Tale I Teach en Facebook y, para cualquier duda, deja un comentario o contacta conmigo.

Etiquetas:, ,

Categorías: Consejos de Arte

Autor:Chema Senra

Chema Senra, artista contemporáneo y autor del Blog de Pintura, Técnicas y Materiales Artísticos My Tale I Teach

Súscribete a nuestra ARTNewsletter

Suscribirse a nuestros perfiles sociales y feed RSS para recibir actualizaciones.

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: